Peralta repitió sobre Aumada y retuvo en Barracas

El campeón latino crucero del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el doble olímpico e invicto bonaerense Yamil Peralta, se impuso sobre el ex monarca latino puntano Marcos “El Flaco” Aumada, por puntos, en un amplio fallo unánime, tras diez asaltos, y así defendió por primera ocasión su corona, en una esperada revancha, en el combate estelar de la velada desarrollada en la noche del viernes en el Club Sportivo Barracas, de la ciudad de Buenos Aires, Argentina, en una nueva producción de Argentina Boxing Promotions, de Mario Margossian.

En un candente desquite, Peralta, actual Nº 1 del ranking argentino crucero y Nº 32 del ranking mundial CMB, olímpico en Londres 2012 -con diploma olímpico incluido- y en Río de Janeiro 2016, dominó prácticamente de campana a campana a Aumada, Nº 4 del escalafón nacional crucero y que cediera este cinturón a manos del olímpico, y terminó nuevamente derrotado. Con su estilo ya característico, de correctos desplazamientos y precisión de sus envíos rectos y cruzados, el olímpico sacó amplias ventajas de entrada. Con el correr de los capítulos, se hacían aún mayores, merced a la profundidad de sus izquierdas y derechas cruzadas al rostro, que desnudaban las claras diferencias de recursos técnicos y estratégicos de ambos. Pero en el octavo, Aumada lo encontró mal parado y con un cross zurdo a la mejilla lo envió al suelo. Inmediatamente se sucedieron las infracciones y el puntano recibió el descuento de un punto por parte del árbitro Rodolfo Stella. A partir de allí, el combate cayó en la desprolijidad. Consciente de su ventaja, el campeón manejaba las distancias frente a un retador enceguecido que, entre clinch y clinch, buscaba arrollarlo sin éxito. Por eso, al sonar la campana definitiva, el resultado ya era conocido y sirvió para desatar el delirio de todo el público que colmó el escenario y repetir lo ocurrido el pasado 11 de mayo cuando el bonaerense lo destronó de este mismo cetro en fallo unánime en la ciudad de Buenos Aires.

Las tarjetas de los jueces expresaron la diferencia exhibida, al decretar: Javier Geido 97-91, Jorge Gorini 98-90, y Héctor Miguel 96-92, todas a favor de Peralta.

Rápidamente, el olímpico manejó las distancias y ya en el primer round lo hizo retroceder con un cross diestro a la mandíbula. Con su jab zurdo largo y buen trabajo de piernas, se las ingeniaba para conectar su derecha cruzada firme al rostro del puntano. Boxeando desde la media y larga distancia, el bonaerense controlaba las acciones con sus rectos y cruzados a la zona alta de un Aumada frontal, que buscaba por momentos atorarlo para descargar su cross zurdo, pero fallaba más de lo que acertaba. Así fue que en el quinto, el nacido en Del Viso hace 28 años repitió sus cross diestros plenos a la mejilla con que lo hizo dar dos pasos atrás. Si bien en el sexto, “El Flaco” lo persiguió y acertó alguna izquierda boleada arriba, careció de precisión y terminó sufriendo los contragolpes de Peralta. Ya en el séptimo, el olímpico aprovechó su mayor entereza física y claridad para combinar profundas izquierdas y derechas a ambos pómulos, que lo hicieron retroceder. Pero en el octavo el combate perdió la línea. El nacido en San Luis capital hace 32 años encontró mal parado al bonaerense y acompañado de un cross zurdo al pómulo, lo envió al suelo. Sin embargo, tras ello, se excedió en infracciones y recibió el descuento de un punto. A partir de allí, Aumada buscaba arrollarlo y terminaban enredados. La desprolijidad se acentuó en el noveno, donde tras varios clinchs terminaron abrazados en el suelo o sobre las sogas. Enceguecido sobre el final, el retador salió a buscarlo. Si bien acertó alguna izquierda, nunca logró torcer un resultado que ya estaba escrito.

De esta forma, Peralta, que pesó 90,500 kg., que tras medirse a lo más destacado del campo amateur a nivel mundial, que lo llevaron a cuartos de final en Londres 2012 y a Río de Janeiro 2016, como rentado noqueó al santiagueño Iván Cisneros y dominó al neuquino Jairo Díaz, retuvo por primera vez el cetro que conquistó el pasado 11 de mayo al destronar a Aumada en fallo unánime, y venía del 7 de septiembre al bonaerense Esteban López en forma unánime en duelo no titular en Lanús, Buenos Aires. Así, aumenta su marca a 5 victorias (1 KO), en igual cantidad de peleas. En tanto Aumada, que registró 90,700 kg., quien tras superar a sus primeros nueve rivales, ceder su invicto ante el bonaerense Alejandro Valori, pero noquearlo en el cuarto en la revancha, cayó ante Valori por descalificación en el séptimo round por el título argentino, para luego perder con el imbatido sudafricano Kevin Lerena por puntos en Kempton Park, Sudáfrica, ser detenido por el porteño Patricio Pitto, por el invicto ruso Aleksei Papin en el tercero en Voronezh, Rusia, y por el santafesino José Ulrich por descalificación, pero tras destruir al porteño William Céspedes, el 31 de agosto de 2018 acabó con el juninense Pablo Farías en el quinto asalto y obtuvo el cetro latino CMB, que retuvo al destruir al santafesino Nahuel Martínez en el primero y al brasileño Carlos Nascimento en el cuarto, antes de cederlo a manos de Peralta, desmejora a 21 triunfos (16 KOs) y 8 derrotas.

En un interesante combate de semifondo, desarrollado en categoría mosca, el campeón argentino mosca, el formoseño Junior “El Demonio” Zárate (50,800 kg. y 12-2, 4 KOs), dominó al monarca fedebol salteño Mauro “Sapito” Liendro (49 kg. y 5-6-0-1 sd, 4 KOs), por puntos, en fallo unánime, tras seis asaltos, tras enviarlo al suelo en el segundo con una potente derecha cruzada a la sien. Las tarjetas de los jueces fueron: Carlos Azzinnaro 60-53½, Jorge Gorini 60-53, y Héctor Miguel 59-54.

Con velocidad, agresividad y precisión, Zárate, formoseño radicado en Florencio Varela, Buenos Aires, ex integrante del seleccionado argentino amateur y ex monarca fedebol supermosca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), dominó claramente el andar hasta someter al valiente Liendro, Nº 6 del ranking argentino mosca, monarca fedebol minimosca AMB. Con pasos cortos rápidos, el nacido en Ibarreta, Formosa, hace 30 años combinó su jab seguido de derechas cruzadas al rostro con ganchos zurdos a las costillas. Así fue que en el segundo round envió al salteño al suelo, con una potente derecha cruzada a la sien. Si bien el visitante se mostraba en pelea intentando responder, por momentos “El Demonio” lo arrollaba y castigaba con resonantes derechas e izquierdas cruzadas y ascendentes al mentón. Tan es así que el valeroso “Sapito” finalizó lastimado por los constantes y punzantes envíos de un campeón, que ganó con suma amplitud.

En combate complementario, desarrollado en categoría supergallo, la ex campeona mundial entrerriana Débora “La Gurisa” Dionicius (54,800 kg. y 29-2, 6 KOs), ex monarca mundial supermosca de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) -y ex titular sudamericana-, dominó a la rionegrina Virginia “La Tigresa” Cárcamo (54,400 kg. y 5-13-3), por puntos, en fallo unánime, tras seis rounds. Las tarjetas de los jueces fueron: Jorge Gorini 59½-56, Héctor Miguel 58½-56½, y Carlos Azzinnaro 58½-56.

En otra atracción de la noche, en división gallo, el campeón argentino y sudamericano gallo, el ascendente bonaerense Luciano “Yiyo” Baldor (53,300 kg. y 15-2, 1 KO), doblegó al salteño Nicolás “Pitbull” Botelli (53,400 kg. y 5-4, 1 KO), Nº 9 del ranking argentino gallo, por puntos, en decisión unánime, tras seis capítulos. Las tarjetas de los jueces fueron: Héctor Miguel 59-56, Jorge Gorini 58-57, y Carlos Azzinnaro 58½-57.

Finalmente, en peso superligero, en duelo entre bonaerenses, el nacido en Villa Albertina, Dorian “El Atrevido” Maidana (62,700 kg. y 4-0, 2 KOs), venció al debutante pilarense Fernando “El Niño” Torres (62,200 kg. y 0-1), por puntos, en decisión técnica y unánime, luego de tres episodios, producto de un choque accidental de cabezas que ocasionó un profundo corte en el debutante. Las tarjetas de los jueces fueron: Héctor Miguel 29½-28, Carlos Azzinnaro 29½-28½, y Jorge Gorini 30-28.