Daneff liquidó a Pereyra en tres rounds, y Fonseca a Sena en ocho

 Claudio Daneff vs. Gustavo Pereyra - Fotos: Boxeo de Primera /// Argentina Boxing Promotions, de Mario Margossian

Claudio Daneff vs. Gustavo Pereyra - Fotos: Boxeo de Primera /// Argentina Boxing Promotions, de Mario Margossian

El campeón argentino ligero, el bonaerense Claudio “Chaíto” Daneff, liquidó al salteño Gustavo “Chocolate” Pereyra, por nocaut técnico en el tercer asalto, y así conquistó el título latino plata superligero del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), que se encontraba vacante, en uno de los combates estelares de la velada desarrollada en la noche del viernes en el Campo Deportivo del Colegio Privado IMEI, de Cañuelas, provincia de Buenos Aires, Argentina, en una nueva producción de Argentina Boxing Promotions, de Mario Margossian, televisada en vivo a través de TyC Sports  para Argentina y toda América en su ciclo Boxeo de Primera.

En el otro combate estelar de la noche, el ascendente e invicto porteño Leandro “Huracán” Fonseca destruyó al ex campeón latino correntino Ramón Sena, por nocaut técnico en el octavo asalto, en categoría welter.

En una pelea fugaz, Daneff (ahora 14-2-1, 8 KOs), que fuera campeón latino ligero y superligero CMB, acabó rápidamente con Pereyra (11-14-4, 3 KOs), que no pudo hacer absolutamente nada ante su poderío, y sucumbió en el tercer round tras un intenso ataque del local que dejó tambaleando al conmovido visitante, por lo que el árbitro Mario González se interpuso y detuvo el encuentro.

Desde la primera campana, el local salió a buscarlo. Con autoridad y solvencia, manejó cada segmento. Acortó las distancias y combinó sus punzantes jabs y cruzados al rostro con sus ganchos a las costillas. En el segundo round, conectó dos profundos cross zurdos al mentón y dos ganchos al cuerpo, que acusó marcado recibo en el visitante. Poco a poco se vía venir el desenlace. Tan es así que en el tercero, “Chaíto” lo llevó continuamente sobre las cuerdas donde lo sometió con sus izquierdas y derechas cruzadas y en uppercut al mentón de un “Chocolate” que se deshacía, hasta que González se apiadó de él y decretó el fuera de combate al 1’:23” del capítulo.

De esta forma, Daneff, que registró 61,900 kg., que se consagrara campeón latino ligero y superligero CMB con victorias sobre Miguel Antín y Agustín Gerbaldo Kucharski, respectivamente, y tras ser detenido por Agustín Quintana conquistara la corona nacional en agosto al destronar a Nicolás De León en un amplio fallo unánime, llegaba de defenderla el 27 de noviembre cuando castigó a Antonio Pérez en amplia decisión en su Cañuelas natal. Sobre Pereyra (62 kg.), que venciera entre otros a Sebastián Aguirre y Daniel Combi, y en última presentación, el 21 de agosto, fue descalificado en el octavo giro ante el invicto José Rosa, sumó un nuevo cinturón.

FONSECA CASTIGÓ A SENA EN LA OTRA ESTELAR

En el otro combate estelar de la noche, en categoría welter, el ascendente e invicto porteño Leandro “Huracán” Fonseca (65,500 kg. y 10-0-1, 4 KOs) destruyó al ex campeón latino correntino Ramón Sena (66 kg. y 23-32-3, 13 KOs), por nocaut técnico en el octavo asalto, luego de ocasionarle dos cuentas de pie en el octavo y que su esquina arrojara la toalla.

En un clásico duelo entre un prospecto y un experimentado, Fonseca taladró a Sena hasta noquearlo. El N° 5 del ranking argentino welter tomó siempre la iniciativa desde la primera vuelta, hasta que su experimentado rival, visiblemente golpeado y conmovido, no pudo más.

Luego de dos rounds de puro control, Fonseca aceleró. En el tercero lo desbordó. Se lo llevó contra las cuerdas donde combinó precisos cruzados y ascendentes a la mandíbula, que acusaron marcado recibo en su rival. Pero en el cuarto y quinto fue aún mayor. El invicto lo puso dos veces contra una esquina donde conectó sus ganchos a las costillas con un sinnúmero de cross y uppercuts al mentón, que lo hicieron tambalear.

Los rounds siguientes el dominio se mantuvo. Hasta que en el octavo llegaría la definición. El “Huracán” lo encontró con un potente cross zurdo que desde el centro del ring lo hizo llegar a las cuerdas. A partir de allí, fue todo desborde. Lo llevó de un lado al otro del cuadrilátero combinando arriba y abajo. Los cruzados y uppercuts al mentón eran seguidos de profundos ganchos al cuerpo. El ex campeón latino padecía el trámite. Por ello, el árbitro Víctor Sánchez le realizó dos cuentas de pie. Y tal era el martirio para Sena, que en la segunda su esquina arrojó la toalla, deteniendo así su sufrimiento a los 2’:55” del episodio.

JESÚS DANEFF Y CAJAL IGUALARON, ACUÑA NOQUEÓ A HUANQUE

Más allá de los duelos estelares, una atractiva programación completó la velada. En categoría ligero, el local Jesús “Chechu” Daneff (61,200 kg. y 9-7-3, 3 KOs) igualó con el bonaerense Franco “El Zurdo” Cajal (60,750 kg. y 3-3-1, 2 KOs), por puntos, en fallo dividido, tras seis rounds. Las tarjetas de los jueces fueron: Mirta Jara 58-56 para Daneff, Héctor Miguel 58-56 a favor de Cajal, y Juan Carlos Palmieri 57-57.

Finalmente, en división superpluma, el bonaerense Kevin Acuña (58,150 kg. y 3-0, 2 KOs) dio cuenta del neuquino Facundo Huanque (58,150 kg. y 2-5), por nocaut en el cuarto capítulo, al enviarlo duramente al suelo.

LA PALABRA DE MARIO MARGOSSIAN

“Estamos muy felices por el evento. En primer lugar, la victoria de Claudio Daneff fue contundente. Es uno de los mejores del país y de toda la región, y hoy lo demostró. Una vez más, dejó en claro por qué tiene el título argentino y fue dos veces campeón latino. Además, está en un gran momento. Como si fuera poco, peleó en casa. Y acabó rápido con su rival, luciendo espectacular como siempre. Sinceramente, me quito el sombrero con la respuesta del público. Desde temprano, habían colmado el estadio. Como se vio por televisión, había una gran expectativa. Y el evento cumplió con creces. Por eso creo que la gente se fue más que feliz», inició Mario Margossian.

«En segundo orden, la victoria de Fonseca sobre Sena fue otro gran paso en su carrera. En primer término, Leandro fue una máquina. No paró ni un segundo de tirar. Exhibió un estado físico tremendo. Si bien Ramón, con todo su oficio, dio todo, Fonseca fue demasiado. Por todo esto y mucho más, sabemos que va a llegar muy lejos. Tiene un gran futuro por delante«, agregó Mario Margossian.

«Por otra parte, tuvimos excitantes peleas complementarias. Por una lado, está el combate entre Jesús Daneff y Cajal fue altamente emotivo. Aquí en su ciudad, Jesús fue otro imán para el público. Pero Cajal trajo lo suyo e hicieron una pelea muy cambiante. Como se vio, fue la más equilibrada de la noche. Por ello terminó en un empate. Por otra parte, Acuña dio otro gran paso hoy sobre Huanque. Curiosamente, como su última que también fue en Cañuelas, Kevin metió un nocaut bárbaro. Pero además, trabajó muy bien toda la pelea, frente a un rival que dio todo de sí. Si bien tiene solo tres peleas, a Kevin se le vislumbra un futuro más que atrayente.Finalmente, como siempre decimos, es un placer venir a Cañuelas, que vive el boxeo como pocas. Por todo ello, consideramos que fue una fiesta deportiva», culminó Mario Margossian.