Daneff castigó a De León y lo destronó del título argentino

 Claudio Daneff vs. Nicolás De León - Mario Margossian

Claudio Daneff vs. Nicolás De León - Mario Margossian

El bonaerense Claudio “Chaíto” Daneff castigó al bonaerense Nicolás “El Titán” De León, por puntos, en un amplio fallo unánime, tras diez asaltos, y así lo destronó del título argentino ligero, en el combate estelar de la velada desarrollada el sábado por la noche en la Sociedad Rural de Coronel Brandsen, provincia de Buenos Aires, Argentina, en una nueva producción de Argentina Boxing Promotions, de Mario Margossian, televisada en vivo a través de TyC Sports y TyC Sports Play en su ciclo Boxeo de Primera.

Fue una pelea de alto ritmo, pero siempre con un amplio dominador. Daneff (ahora 12-2-1, 7 KOs), que fuera campeón latino ligero y superligero del Consejo Mundial de (CMB), arrolló a De León (13-4, 4 KOs), quien solo su estado físico le permitió terminar de pie. Seguro, sólido y con autoridad, el apodado “Chaíto” castigó con dureza al campeón. Su mayor alcance, velocidad y manejo del ring, le permitieron encontrar claros impactos en todo momento.

Con feroces combinaciones de jab, cross, recto y ascendente, hacía sufrir el rostro del “Titán”. A eso añadía sus ganchos al cuerpo, que le restaban traslación. Tan es así que en el segundo round lo mandó pesadamente al suelo, con un potente recto al mentón. Además, después de sonar la campana de finalizado el tercero, y con Daneff de espaldas camino a su esquina, el frustrado De León impactó un claro golpe, que le significó el descuento de un punto al comenzar el cuarto. No cambió nada. Todo siguió en manos del retador. Lo castigó a placer. Por momentos, fue una lección de boxeo. Por eso, al sonar la campana definitiva, el resultado ya estaba cantado.

Las tarjetas de los jueces expresaron amplias diferencias, al decretar: Jesuan Letizia 98-90, Javier Geido 98½-90, y Juan Carlos Palmieri 98-90, todas a favor de Daneff.

Daneff salió con todo a marcar diferencias. Seguro, aprovechó su mayor alcance para filtrar sus largos jabs y cruzados que llegaban plenos al rostro del campeón. Luego de manejarlo con autoridad en el primer round, en el segundo impactó un profundo recto diestro al mentón, con que envió a De León pesadamente a la lona. Tras ello, lo tuvo tambaleando. Luego de que en el tercero acrecentara su dominio con potentes combinaciones, De León impactó un golpe claramente después de la campana, con Daneff de espaldas camino al rincón. Por ello, al iniciar el cuarto round el árbitro le descontó un punto.

Las diferencias eran notorias. Veloz y preciso, el retador eludía los arrestos rivales. De contra, conectaba sus firmes rectos y cruzados zurdos al pómulo lastimado del campeón. A sus golpes por adentro, “Chaíto” añadía resonantes ascendentes al mentón y ganchos a las costillas. Con valentía “El Titán” avanzaba y más por empuje que claridad acertaba boleados arriba. Pero Daneff respondía con firmeza, dejando en claro quién mandaba.

Solo el estado físico mantenía al valiente De León en pie. Daneff le daba una clase de boxeo y contundencia. Lo hacía trastabillar con feroces combinaciones, combinando arriba y abajo. El noveno fue un martirio para el campeón. Más allá de la valentía del campeón sobre el final, estaba desecho y lastimado. Así llegaron al final con un resultado que ya estaba puesto. Nuevo campeón y festejo.

Así, Daneff, que pesó 61,200 kg., que fuera campeón latino ligero y superligero CMB, recupera la senda exitosa dado que tras ocho victorias en fila, llegaba de ser detenido por Agustín Quintana en una de las mejores peleas posibles en el país el 25 de junio. En tanto De León (61,100 kg.), resignó el cetro que conquistó el pasado 26 de febrero cuando destronó al entonces invicto José Acevedo por nocaut en el sexto asalto. Esta noche, todo fue del nuevo campeón.

FONSECA DOMINÓ A AQUINO EN LA SEMIESTELAR

En el combate semiestelar de la noche, en categoría welter, el invicto porteño Leandro “Huracán” Fonseca (66,100 kg. y 8-0-1, 2 KOs) dominó al experimentado entrerriano Daniel “Cainchi” Aquino (66,250 kg. y 18-10-1, 13 KOs), por puntos, en un aplio fallo unánime, tras seis asaltos. Las tarjetas de los jueces fueron: Juan Carlos Palmieri 59-55, Javier Geido 58½-56, y Marcos Barbero 60-54.

Con un ritmo frenético, Fonseca exhibió un estado físico incansable que le permitió lanzar en cantidad sobre Aquino. El actual N° 7 del ranking argentino welter conectó profundas izquierdas y derechas cruzadas y ascendentes al rostro. Veloz y punzante, fue dejando en el camino cada arresto de su rival. Cómodo y decidido, gobernó cada acción. Anticipó los cruces y remató siempre primero. Sus potentes impactos se estrellaban sobre la cabeza y rostro de su rival. Así, con 26 años, el apodado “Huracán” se afirma como destacado prospecto, y espera nuevos desafíos.

VICTORIAS DE PAZ, ÁVILA Y BERTOLA

Más allá de los duelos principales, una atractiva programación completa la cartelera. En un excitante combate en categoría ligero, el bonaerense Nicolás Paz (59,200 kg. y 6-5-2, 3 KOs) doblegó al bonaerense Jesús “Chechu” Daneff (58,800 kg. y 8-7-2, 3 KOs), por puntos, en fallo unánime, tras seis rounds, a pesar de haber caído el ganador en el segundo. Las tarjetas de los jueces fueron: Javier Geido 58-55, Jesuan Letizia 57-56, y Héctor Miguel 57½-56.

En división mediopesado, el marplatense Leonel “Fachín” Ávila (76,400 kg. y 2-0) derrotó platense Pablo “El Cristiano” Rojas (78 kg. y 3-2), por puntos, en decisión unánime, tras cuatro capítulos. Las tarjetas de los jueces fueron: Héctor Miguel 40-36, Marcos Barbero 39-37, y Juan Carlos Palmieri 40-36.

Finalmente, en peso ligero, el marplatense Mariano “Bonito” Bertola (59,800 kg. y 2-0) venció al debutante riojano Franco Ibarra (59,550 kg. y 0-1), por puntos, en decisión unánime, luego de cuatro episodios, luego de enviarlo al suelo en el tercero. Las tarjetas de los jueces fueron: Marcos Barbero 40-35, Jesuan Letizia 39-36, y Javier Geido 40-35.

LA PALABRA DE MARIO MARGOSSIAN

“Estamos muy felices con el evento que tuvimos y sobre todo la gran pelea central. Claudio Daneff dio una muestra de todo su talento y destronó con solvencia a Nicolás De León. Se enfrentó a un sólido campeón, pero lo dominó con amplitud. Brindó una exhibición de boxeo. Y por momentos, fue un amplio castigo. La autoridad, precisión e inteligencia que exhibió fueron de un nivel fuera de lo común. Claudio dejó en claro que lo sucedido con Quintana fue solo un combate. Volvió a su gran boxeo, y lo hizo con todo, para llevarse el título argentino. Por otro lado, Leandro Fonseca volvió a lucir, esta vez sobre Daniel Aquino. Fonseca viene creciendo a pasos agigantados. Y Aquino tiene mucha experiencia, pero osobre el ring no se notó. Todo es mérito de Leandro, que es una máquina de entrenar y de tirar. Mostraron un altísimo nivel”, indicó Mario Margossian. “Es un placer venir a Brandsen, en un municipio que apuesta por el deporte. Por eso, tuvimos una noche para el recuerdo”, agregó.

“Además de la peleas estelares, tuvimos importantes nombres en los combates complementarios. Nicolás Paz y Jesús Daneff protagoniaron una gran pelea. En primer lugar, Paz se recuperó de una caída y ganó bien. Pero en segundo lugar, fue sumamente emocionante. Asimismo, tuvimos sólidas victorias deLeonel Ávila y Mariano Bertola, que son nombres a tener en cuenta. Por todo esto, estoy seguro que tuvimos una verdadera fiesta deportiva”, consideró Mario Margossian.