Bastida pulverizó a López, Peralta liquidó a Schmitt

El campeón sudamericano mediano, el ascendente marplatense Lucas “El Tornado” Bastida, pulverizó al bonaerense Sergio “Checho” López, por un contundente nocaut técnico en el primer asalto, y así defendió por primera ocasión su corona, en uno de los combates estelares de la velada desarrollada en la noche del viernes en el Microestadio Municipal de Garín, en Garín, provincia de Buenos Aires, Argentina, en una nueva producción de Argentina Boxing Promotions, de Mario Margossian.

En el otro combate estelar de la noche, el campeón sudamericano y latino crucero del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el doble olímpico e invicto bonaerense Yamil Peralta, liquidó al bonaerense Gustavo “El Volcán” Schmitt, por nocaut en el cuarto asalto, y así defendió por segunda ocasión su corona sudamericana.

Se trató del cuarto evento del esperado regreso del boxeo en tierras argentinas desde la irrupción de la pandemia del Coronavirus COVID-19, y estuvo a cargo de la misma compañía que promovió el regreso a la actividad boxística en el país el pasado 30 de octubre y su continuidad el 13 y 28 de noviembre, ambos en Luis Guillón, Buenos Aires, y la misma promotora que también realizó el último espectáculo boxístico en el país pre pandemia, el pasado 13 de marzo en la Federación Argentina de Box (FAB). Fue una nueva velada a puertas cerradas para el público, que contó con los más estrictos controles de seguridad siguiendo al pie de la letra los protocolos sanitarios, emanados por las autoridades sanitarias nacionales y municipales, así como también por la FAB.

En un choque explosivo, Bastida, actual Nº 1 del ranking argentino mediano, fue de entrada a buscar la pelea y acabó de manera contundente con el retador. Con ambos agresivos desde la primera campana, se cruzaron en intensos cruces. La mayor altura, profundidad y potencia sacaban diferencias para el marplatense de 23 años. Así fue que “El Tornado” aceleró y descargó una feroz combinación de gancho izquierdo a las zona hepática, gancho diestro a las costillas, gancho de izquierda al hígado y una fulminante derecha boleada a la sien, con que envió a “Checho” pesadamente a lona. Si bien intentó recuperarse, tambaleaba por lo que el árbitro Gustavo Tomas detuvo correctamente la cuenta desatando así el festejo del campeón, cuando tan solo transcurría 1′:43″ de comenzado el duelo.

De esta forma, Bastida, que pesó 70,100 kg., vencedor del bonaerense Nicolás Verón, el entrerriano Sergio Paysse, el pampeano Cristian Zárate, el dominicano Félix Vargas, y el bonaerense Ezequiel Romero, defendió por primera vez el cetro que conquistó el pasado 11 de enero al fulminar al chaqueño Gonzalo Chaparro en el primer round en Mar del Plata, y llegaba del 13 de noviembre dominar al bonaerense Marcelo Bzowski en fallo unánime en Luis Guillón. Así, aumenta su marca a 15 victorias (8 KOs) y 1 derrota. En tanto López, que registró 70,250 kg., ganador del salteño Rodrigo Maizares, el dominicano Henrri Polanco, el santafesino Andrés Amarilla, que cayera frente al bonaerense Javier Maciel, venía del 2 de febrero de 2019 ser detenido por el chubutense Jonathan Sánchez en el tercero en Necochea, Buenos Aires, desmejora a 12 triunfos (9 KOs) y 4 reveses.

En el otro combate estelar de la noche, el campeón sudamericano y latino crucero CMB, el doble olímpico e invicto bonaerense Yamil Peralta (90,650 kg. y 8-0, 3 KOs), liquidó al bonaerense Gustavo “El Volcán” Schmitt (89,500 kg. y 6-12-1, 1 KO), por nocaut en el cuarto asalto, y así defendió por segunda ocasión su corona sudamericana.

Dueño de los tiempos y las distancias, Peralta, Nº 1 del ranking argentino crucero y Nº 20 del ranking mundial CMB, olímpico en Londres 2012 -con diploma olímpico incluido- y en Río de Janeiro 2016, apeló a su mayor alance y precisión que, combinado con su línea técnica depurada, le permitían dominar el ritmo y encontrar los espacios para filtrar sus izquierdas y derechas rectas y cruzadas al rostro y en gancho a las costillas. Si bien Schmitt, Nº 8 del escalafón nacional crucero, se desplazaba y buscaba de contragolpe, no conseguía inquietarlo. Luego de tres episodios de dominio, en el cuarto las diferencias serían contundentes. Más suelto y en alza, el nacido en Del Viso hace 29 años comenzó a taladrar en las zonas blandas. Seguro, avanzó y lo desgastó con sus ganchos seguidos de sus cross, con que lo puso contra las cuerdas, para luego un tenue resbalón propio conectar una fulminante derecha cruzada a la mejilla con que envió pesadamente al “Volcán” a la lona, donde escuchó la cuenta de diez del árbitro Lucas Katalinich a los 2′:23″ del segmento.

Así, Peralta defendió por segunda vez la corona sudamericana que conquistó el 1 de febrero al liquidar al cordobés Darío Balmaceda por nocaut técnico en el noveno round en Los Polvorines, Buenos Aires, y que retuvo sobre el bonaerense Marcos Karalitzky en fallo unánime el 30 de octubre en Luis Guillón.

En el principal combate complementario, desarrollado en categoría superpluma, en su retorno a tierras argentinas el doble olímpico y ex campeón argentino supergallo, el cordobés Alberto “Impacto” Melián (57,500 kg. y 7-2, 4 KOs), dominó al bonaerense Martín “El Negro” Rocha (57 kg. y 5-7, 1 KO), por puntos, en un amplio fallo unánime, tras seis asaltos, luego de enviarlo al suelo en el segundo. Las tarjetas de los jueces fueron: Jorge Gorini 59-55, Javier Geido 59-54½, y Alejandro Bokser 59-54½.

Así, Melián, olímpico en Londres 2012 y Río de Janeiro 2016, ex monarca nacional y NABA de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) de los supergallo, regresó al país tras cinco presentaciones en Estados Unidos.

En otros resultados de la noche, en división welter, el bonaerense Miguel Scaringi (66,200 kg. y 6-1, 3 KOs) superó al por entonces invicto misionero radicado en San Miguel, Buenos Aires, Cristian “Azteca” Ayala (65,900 kg. y 3-1-1, 1 KO), por puntos, en decisión dividida, tras cuatro rounds. Las tarjetas de los jueces fueron: Jorge Gorini 39-38 para Ayala, Alejandro Bokser 39-37 para Scaringi, y Javier Geido 38½-38 para Scaringi.

Finalmente, en peso welter, el imbatido porteño Leandro “Huracán” Fonseca (66,600 kg. y 3-0-1, 1 KO) venció al entonces invicto bonaerense Mariano Sandoval (66,350 kg. y 6-1, 3 KOs), por puntos, en decisión mayoritaria, luego de cuatro capítulos. Las tarjetas de los jueces fueron: Jorge Gorini 38½-38½, Javier Geido 39½-37½, y Alejandro Bokser 39-37.